Veamos qué ocurre bajo la piel

Para comprobar objetivamente los resultados de los comprimidos IMEDEEN para el cuidado de la piel utilizamos el Dermascan, un aparato de ecografía que mide la cantidad de colágeno, elastina y elementos retenedores de la humedad y determina la densidad de la dermis. Se utiliza en una zona de piel de unos 12 mm de ancho y genera una imagen que muestra la calidad y el estado de la dermis, la capa invisible de la piel.

Las imágenes de la derecha se han tomado de un estudio dermatológico de 12 meses de duración y demuestran la mejoría de la calidad global de la piel después de tres meses y un año de uso de IMEDEEN.

La línea negra superior representa la capa externa de la piel, también denominada epidermis. Por debajo de ésta se encuentra la capa de sostén, la dermis. La ecografía muestra varios elementos de color, que representan la cantidad de colágeno, elastina y elementos retenedores de la humedad presentes en la dermis. Una concentración elevada y una distribución uniforme de los elementos de color oscuro indican que la piel se encuentra en buen estado; si la concentración es baja, se ha producido algún tipo de daño por radiación ultravioleta u otros factores ambientales.

La toma diaria de los comprimidos IMEDEEN para el cuidado de la piel dio lugar a un aumento de la cantidad de los elementos de color oscuro y a una distribución más uniforme de los mismos, lo que demuestra una mejoría evidente de la calidad y la densidad de la piel. El aumento de la intensidad y el grosor de la línea negra se corresponde con una epidermis más densa y, por lo tanto, con una piel de mayor calidad. El resultado es una reducción de las arrugas, ya sean incipientes o establecidas, y una piel más suave, más tersa y más bella.

Los estudios demuestran que las mujeres que toman IMEDEEN presentan por término medio una densidad de la piel un 30% mayor que las que no lo toman.